MALANGA

MALANGA

Propiedades:  La raíz de taro, también conocida como malanga, es un tubérculo comestible nativo de las regiones tropicales; es muy popular en la cocina caribeña, polinesia y africana. Por lo general tiene el tamaño de un nabo pero con forma oblonga, piel fibrosa y de color marrón (a veces peluda).

La carne del taro suele ser de color blanco o crema, aunque hay variedades que tienen manchas púrpuras. Se suele cocinar y consumir de la misma forma que las papas, pero la malanga tiene un sabor más nudoso y anuezado, similar al de las castañas de agua. 

Se clasifica botánicamente como Colocasia esculenta, con ocho variedades reconocidas, incluyendo la C. esculenta var. antiquorum y la C. esculenta var. esculenta. La variedad Colocasia esculenta es el tipo de taro más cultivado.

Se cree que el taro surgió en el sur de Asia Central, y que se fue extendiendo lentamente por todo el mundo. Ya para el año 100 aC se cultivaba en China y Egipto.

La planta de taro se cultiva a través de sus tubérculos, que se pueden obtener en viveros o en las tiendas de comestibles. Simplemente coloca el tubérculo en un área del jardín con suelo rico, húmedo y bien drenado; se recomienda sembrar a 15 cm de profundidad y cubrir con 5 cm de tierra, dejando un espacio de 50 cm en caso de sembrar varias raíces. Mantén la tierra consistentemente húmeda.

Los tubérculos de taro estarán listos para la cosecha en 200 días aproximadamente, solo debes levantarlos del suelo de forma suave con un tenedor de jardín. Las hojas se pueden recoger tan pronto como se hayan abierto, teniendo cuidado de no cortarlas todas.

En general, existen dos tipos de malanga:

  • Malanga blanca (Xanthosoma sagittifolium): Es la variedad de malanga más popular en América Central y América del Sur, y como su nombre indica posee una carne de color blanco. Dependiendo del lugar, esta malanga también se conoce como bore, camacho, chonque, macabo, mafafa, mangareto o mangarito, mangará-mirim o mangarás, ocumo, oreja de elefante, rascadera, taioba, yaro, tiquisque y yautía.
  • Malanga amarilla o taro (Colocasia esculenta): Esta variedad es popular en África Occidental, China, en la Polinesia, las islas del Océano Índico y de las Antillas, aunque también es ampliamente consumida en América Central y América del Sur. A diferencia de la variedad blanca posee una carne de tonalidad amarillenta. Dependiendo del lugar, el taro también se conoce como malanga isleña, kalo, cará, yautía coco, bituca, pituca, onkucha, unkucha, ocumo chino, otoe, papa balusa, madumbe, edoy torán.

Ambos tipos de malanga son comestibles y tienen sabor similar; son muy utilizados en la elaboración de sopas, guisos, asados, frituras, puré, dulces, panes y galletas.

La malanga es rica en compuestos orgánicos, minerales y vitaminas que pueden beneficiar nuestra salud de varias maneras. Contiene cantidades importantes de fibra dietética, carbohidratos, vitamina A, C, E, vitamina B6 y ácido fólico, magnesio, hierro, zinc, fósforo, potasio, manganeso y cobre.