COGOLLOS BABY

COGOLLOS BABY

Propiedades: La lechuga es uno de los ingredientes más comunes y utilizados en ensaladas. Hoy en día el mercado ofrece una amplia variedad de lechugas y derivados, pero son los cogollos baby los mas pequeños ofreciendo todas las propiedades del resto de lechugas en cantidades comprimidas. Se caracteriza por sus hojas alargadas gruesas y fuertes con tonalidades que van desde el verde en sus hojas exteriores hasta el amarillo de su corazón.

Los cogollos baby son unas lechugas romananas enanas que se cultivan en la ciudad navarra de Tudela, así como en sus alrededores y zonas próximas al rio Ebro. Se trata de unas lechugas pequeñas, que no requieren mucho espacio para su cultivo y tienen una forma similar a un repollo en su interior. Apenas alcanzan los 10 centímetros de altura, son tiernas y apretadas y se caracterizan por tener hojas fuertes, gruesas y muy rugosas. A diferencia de otras variedades, los cogollos de Tudela no necesitan ser atados para que se acogollen.

Su temporada natural va del otoño a la primavera, pero se cultivan durante todo el año.

Los cogollos baby son una variedad de la lechuga romana. 

 

Son una verdura de consumo en crudo y con muy bajo aporte energético. Al igual que otras verduras, no presentan un importante contenido en proteínas ni grasas, pero sí aportan una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Son, sin duda, una sana alternativa para aquellas personas que busquen platos de bajo contenido calórico. Todo lo que nos aportan los cogollos baby es bueno para nuestra salud. Una de las grandes ventajas que presentan es que, al no tener que cocinarlos, no pierden sus vitaminas ni nutrientes en su preparación y los vamos a poder tomar completos, con la totalidad de sus sustancias reguladoras.