APIO

APIO

Propiedades: La mayoría de propiedades dietéticas y terapéuticas que se atribuyen al apio se deben a su aceite esencial, que contiene, entre otros compuestos, apiol, limoneno, psoralenos o apiina. Su riqueza mineral se refleja en la abundancia de potasio en su composición, así como en cantidades notables de sodio y discretas de calcio, magnesio y zinc.

El apio es originario de las zonas mediterráneas y del Oriente Medio.

Sus dos ciclos productivos, invierno y primavera. En el mercado se encuentran todo el año.

La principal diferencia se centra en el color del producto final, clasificándose en dos grandes grupos: apio verde y apio blanco

  • Verdes: son variedades rústicas, de fuerte crecimiento y más fáciles de cultivar. Entre las más utilizadas destacan: D´Elne, Pascal, Repager R., Florida y Utah, entre otras.
  • Blanco: su cultivo resulta más dificultoso, aunque son más apreciadas en los grandes mercados. Estas variedades se blanquean por sí solas: Blanc de Perpignan, Celebrity, Golden, Light y Dore Chemin son las más comunes.

A, B1, B2, B6, B9, C y E. Además esta hortaliza es una fuente de minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio. Otro componente muy importante del apio es la fibra.