SALVIA

SALVIA

Propiedades: SalviaSalvia officinalis, planta medicinal muy apreciada y utilizada desde la antigüedad por sus cualidades terapéuticas: digestiva, astringente, tónica, estimulante…

De la salvia se utilizan las principalmente las hojas tanto de manera interna preparando una infusión de salvia, como de forma externa elaborando lociones, gargarismos o baños. También podemos encontrar el aceite esencial de salvia.

Esta planta aromática y medicinal es originaria de Europa y actualmente se cultiva prácticamente en todo el mundo. Tiene unas hojas estrechas, pecioladas y en un tono blanco grisáceo especialmente en el envés. Las flores de la salvia pueden ser azuladas, violetas o blancas rosáceas.

La recolección de las hojas se hará antes de la floración o en sus comienzos cuando el destino sea la produción de droga cruda y, en floración plena cuando el destino sea la obtención de esencia, cortando las hojas a mano o con herramientas. También pueden emplearse segadoras, en este caso es conveniente separar las hojas de las ramas previo al secado, si bien también puede realizarse a posterior del secado.

El corte de las plantas conviene realizarlo a unos 15 cm desde el suelo y sin que las mismas se aflojen.

Después del primer año es posible realizar 2 cosechas, una a fin de primavera principios de verano, otra a principios del invierno, aunque, la segunda, con menor rendimiento.

Salvia es el género más numeroso de la familia de las lamiáceas, con 700 a 900 especies de arbustos, herbáceas perennes y anuales.​​

Entre los principios activos de la salvia encontramos:

  • Aceite esencial: entre ellos el cineol.
  • Flavonoides: luteolina, glucósidos y apigenina.
  • Taninos

Podemos decir que la salvia tiene acción:

  • Antiséptica
  • Antidiaforético
  • Cicatrizante
  • Antioxidante
  • Digestiva
  • Colerética
  • Antibacteriana
  • Hipoglucemiante
  • Astringente
  • Espasmolítica
  • Antidiarreica
  • Fungistática
  • Antiinflamatoria
  • Antiviral